¿En que se diferencia de la terapia?

Siquia3-01 El coaching no es lo mismo que la terapia. Cada uno cumple su función, y ninguno es mejor ni peor. Sólo parten de principios distintos. En terapia, las personas con las que se trabaja son pacientes. En coaching, son clientes.

En terapia se suele partir de la premisa de que la persona tiene diagnosticado algún problema relacionado con la salud mental. En coaching se parte de la firme creencia de que la persona está sana, en plenitud (aunque no sea consciente de ello) y con múltiples recursos. Nuestra misión es favorecer que la persona saque a la luz todo el potencial que lleva dentro, para alcanzar su objetivo. Es una orientación hacia la acción y hacia el futuro deseado.

En coaching, es la propia persona la que marca su rumbo, y el coach lo que hace con sus preguntas y su actitud de acompañar es facilitar el alumbrar ese rumbo. Y es la propia persona la que va probando, la que decide por ella misma y la que va modificando ese rumbo o esas acciones si no se obtienen los resultados esperados.

Y en definitiva, en terapia la pregunta que se suele hacer más frecuentemente es “¿Por qué?”. En coaching hacemos otra pregunta que define nuestra filosofía: “¿Por qué no?”.