¿Porqué utilizo la PNL y la Intenligencia Emocional como método?

PNLIE23-e1396375443238

¿QUÉ METODOLOGÍA UTILIZO? 

“Toda tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”
Arthur C. Clarke

Las herramientas básicas que aplico en los procesos de coaching son la PNL y la Inteligencia Emocional.

Pero…. ¿Qué son, qué implican y en que te pueden beneficiar?

¿QUÉ ES LA PNL Y PARA QUÉ TE VALE?

“Tus creencias no están hechas de realidades, sino más bien es tu realidad la que está hecha de tus creencias”

Richard Bandler
(co-creador de la PNL)

La PNL (Programación neuro-lingüística) es un enfoque de la psicología aplicada que nació en los 70 en California, de la mano de John Grinder y Richard Bandler, lingüista el uno y matemático e informático el otro, además de terapeuta.
Responde a preguntas tales como:
¿Cómo hago lo que hago bien?
¿Cómo podría mejorarlo?
¿Cómo puedo conseguir las habilidades que admiro en otros?

¿Qué significa Programación Neuro-Lingüística?   Programación: Nuestro cerebro funciona con programas como si fueran un software que cada uno de nosotros crea, en función de sus circunstancias, y que generan una percepción del mundo. Estos programas pueden ser actualizados mediante la aplicación de la tecnología adecuada, para que nos sean más útiles y eficientes
Neuro: Toda la información que obtienen nuestros 5 sentidos es trasladada a través de las neuronas a los “programas” después del adecuado proceso de filtrado, que en cada caso siempre es personal y distinto al de otras personas.
Lingüística: El lenguaje es la expresión externa de cómo percibimos el mundo. Del análisis de la comunicación y del lenguaje deviene un mejor conocimiento del otro y de mí mismo, pues yo también me comunico conmigo constantemente, de una manera determinada.

A la PNL se la ha llamado “la ciencia o el arte de la excelencia personal”, y también “el análisis de la experiencia subjetiva”.

Sobre todo abre puertas con la pregunta “¿Cómo?”, ya que analiza como pensamos, como aprendemos, y cómo construimos el mundo, entre otras cosas. Y sobre todo, como conseguimos los resultados que obtenemos y cómo podríamos mejorar esos procesos.

La PNL parte de unas premisas que a nivel personal comparto, y que tienen la misma filosofía que el coaching. Algunos de sus postulados son:

– El mapa no es el territorio: Cada uno de nosotros tenemos un mapa de la realidad, que no es la realidad, sino una interpretación de la misma

 – Detrás de cada acto o palabra hay una intención positiva (de cara a uno mismo)
(Genial en este caso la pregunta ¿para qué digo o hago algo?”)

– Es imposible no comunicarse: hasta cuando no quiero comunicarme, comunico que no quiero comunicarme

 – No existen fracasos, sólo resultados distintos a los esperados

 – La calidad de mi comunicación se mide en función de la calidad de la respuesta que obtengo

El caso es que la PNL es una metodología de aprendizaje, basada en la comunicación, que facilita los cambios y la ruptura de limitaciones autoimpuestas. Permite a las personas el conocer como funcionan mentalmente, y como mejorar ese “como” para alcanzar los objetivos que se propongan, a través de multiples herramientas practicas.

¿Por qué hay personas excelentes en su ocupación y otras solo son normales?Así que analizaron a 3 de los más famosos terapeutas mundiales: Milton Erikson, Virginia Satir y Fritz Perls, y llegaron a la conclusión de que la excelencia de estas personas seguía un patrón o modelo. Y la hipótesis de partida por lo tanto de la PNL fue el modelado. Si modelas a una persona excelente en un aspecto y haces exactamente lo mismo que ella a nivel mental, alcanzarás los mismos resultados que ella.

A lo largo de los años la PNL se ha convertido en una tecnología increíble para el cambio y la liberación de recursos. Es totalmente práctica, y continuamente se aplica la experiencia. Se trata de probar si a uno le es válido, no si es cierto o falso.

Con el tiempo, la PNL se ha ido convirtiendo en una herramienta básica para formadores, responsables de RRHH, comunicadores, líderes, y todos aquellos interesados en su autoconocimiento y evolución personal. Se aplica en áreas de desarrollo, ventas, comunicación, Inteligencia Emocional, negociación, organización, alineación de creencias y valores, descubrimiento de sentido de misión, etc. Multitud de libros y seminarios de los más vendidos basan gran parte de los mismos en la PNL. A mí, personalmente, ha significado un antes y un después. Y parece que haya sido creada a medida para el coaching.

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

Probablemente hayas oído hablar o conozcas este término. La Inteligencia
Emocional no es nada nuevo, pero Daniel Goleman, un mago del marketing y de saber venderse, además de profesor de psicología en Harvard y redactor científico del “New Cork Times”, publicó en los 90 su libero “Inteligencia Emocional”. Esto puede decirse que marca un antes y un después en la visión que el hombre tiene de sí mismo y de sus capacidades. Hasta ese momento, pocos investigadores habían percibido la enorme importancia para el desarrollo integral del ser humano que tienen las emociones.

El caso es que hasta hace unos años se medía el nivel de inteligencia solo a través del C.I. (coeficiente intelectual). Si éste era más alto, la persona era más valorada. Pero lo que se descubrió más tarde a partir de múltiples investigaciones es que el C.I. no era sinónimo de éxito. De hecho, en una sociedad como la nuestra, el control emocional, la empatía y el manejo de las relaciones sociales son fundamentales.

Hasta tal punto, que según Goleman “estas cualidades son responsables en un 80% del éxito afectivo, social y laboral de una persona, en tanto que al C.I. sólo le correspondería un 20%” (yo diría que incluso menos).

Y aquí se englobaría el típico caso de una persona muy inteligente, que no ha triunfado en su vida, y otros que nos lo parecen menos, y su vida es un éxito (a todos los niveles). ¿Te suena algún caso de estos?

La definición de la Inteligencia Emocional más o menos podríamos dejarla así:
“Sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y también ajenos (sin manipular. Esto es como todo. Quien quiera usarlo mal, lo hará).

¿Y cuales son sus habilidades prácticas?

5 son las básicas, clasificadas de dos maneras:

1. Las internas o inteligencia intrapersonal, y que se refieren al autoconocimiento.
2. Las externas, de relaciones entre las personas.

Las que se refieren al autoconocimiento son 3:

a. Autoconciencia: capacidad de saber que está pasando dentro de uno y qué sentimos.
b. Control emocional: Saber regular la manifestación de una emoción y/o modificar un estado anímico y su exteriorización, cuando este estado sea limitante. Por ejemplo, perder la paciencia o tener un ataque de ira.
c. La capacidad de motivarse a uno mismo sin depender de otros, y saber motivar a los demás.

En cuanto a las externas o de relación, nos encontramos dos básicas:

a. La empatía: entender que están sintiendo otras personas, y saber percibir desde su punto de vista.
b. Las habilidades sociales: Aquellas que se orientan al:

– liderazgo
– la eficacia y organización personal
– La capacidad de persuasión
– El trabajar en equipo
– Saber negociar y resolver conflictos

Al final, de lo que se trata es de no pagar el coste del éxito con nuestra propia calidad de vida o con nuestra satisfacción personal (Que es lo que hemos hecho y seguimos haciendo muy a menudo. Pagamos un precio muy alto. ¿Cuánto estás pagando tú hoy?)

Casi todos concebimos que tener éxito implica un equilibrio en nuestra realización personal, tomando en cuenta areas de nuestra vida como salud, trabajo, familia, sociedad, afecto…

En definitiva, una vida equilibrada que no se puede alcanzar sin un buen grado de Inteligencia Emocional, y que sí podríamos definir como exitosa. ¿En qué medida eres inteligente emocionalmente? ¿Cómo está afectando esto a tu vida?