Y si creo que ya me va bien, ¿de qué me serviría el Coaching?

cons
Si consideras que en general estás satisfecho con tu vida, puedes hacerte las siguientes preguntas:

¿Hay algún aspecto de mi vida o de mí mismo que pese a todo me gustaría mejorar?

¿Tengo ganas de evolucionar y no quedarme donde estoy, por cómodo que me parezca?

¿He dejado por imposible alguna ilusión o sueño que alguna vez tuve?

¿Me digo que tengo todo lo necesario, pero pese a todo noto que falta algo?

Si has respondido afirmativamente a alguna de estas cuestiones, el coaching te sería una herramienta fantástica para ponerte en marcha.